Presentación en la Universidad de Tucumán (Argentina) del libro de Marta GEREZ AMBERTÍN : Venganza <> Culpa

El pasado 31 de octubre tuvo lugar en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Tucumán la presentación de VENGANZA <> CULPA, último libro de la fecunda autora que es Marta Gerez y que tuve el honor de prologar. A pedido de las autoridades y con enorme placer redacté una breve ponencia que fue leída en la oportunidad. Puede leerse a continuación.

Gracias a una gentil invitación de Fabiana Lávaque tengo hoy el privilegio de participar en la presentación del libro de Marta Gerez Ambertín, una de las obras señeras que se convertirá en un clásico del psicoanálisis en nuestra lengua. No diré nada acerca de la obra pues lo que pienso de ella está condensado en el prólogo, un prólogo escrito con justificado entusiasmo y que considero que es homenaje, un homenaje no mío sino de Marta Gerez, el que me hizo al pedirme que lo redactase.

No estimo que sus libros y los míos constituyan dos obras diferentes por el hecho de tener dos firmantes, por vivir a tantos kilómetros de distancia el uno del otro, por abordar temas que parecen alejados, que a veces transcurren por caminos propios, que a veces se acercan y hasta confluyen dentro del discurso que nos es común, el discurso del psicoanálisis. Fíjense: no son obras paralelas sino confluyentes, arroyos que se reúnen en un río de ideas y palabras y experiencias.

Puedo decir que ambos somos fundadores, los dos hemos establecido fundaciones de larga vida, una en México, una en Tucumán, los dos hemos hecho conocer una manera singular de transmitir el psicoanálisis que recibimos de Freud y Lacan, dos autores que no se conocieron de la manera en que nos conocemos personalmente Marta y yo. Ellos pertenecían a dos generaciones y dos tradiciones de pensamiento distantes. Freud y Lacan fueron fundadores de una nueva discursividad y Marta y yo somos fundadores en segunda instancia, fundados por ellos, exploradores de las vías que ellos abrieron. Nuestra relación es fraterna. Freud y Lacan trazaron la ruta por donde nosotros circulamos.

Además de la amistad y la familiaridad en el trato (¿cómo no pensar aquí en Frida Saal, Talila, mi compañera, tan afín en ingenio e inteligencia con Marta Gerez, cómo no pensar en que era la familiaridad de esa familia que formamos por elección y no por parentesco, una familia sin fisuras?) hay otras cosas que nos aproximan. Pienso ahora en esas dos grandes figuras casi desconocidas cuando no vilipendiadas en el psicoanálisis contemporáneo. Me refiero a Deleuze y Guattari, que produjeron conceptos y libros a dos voces, sin confundirse, pero incitándose siempre a pensar lo nuevo, un discurso que no era del uno ni del otro sino algo que llamaban un “agenciamiento colectivo de enunciación”, un trabajo de ambos que engendraba un “tercero”, autor de las obras que firmaban a veces en conjunto, a veces separadamente pero siempre en diálogo.

Así pienso la relación que guardamos Marta Gerez y yo, una relación comparable a la de la avispa y la orquídea, cualquiera de los dos avispa, cualquiera de los dos orquídea en este arreglo ¾debo confesar que la palabra “agenciamiento”, tomada del francés, no me gusta ¾ y prefiero decir “arreglo colectivo de enunciación”. Cuando leo a Marta Gerez, cuando veo la minuciosa exploración de los temas que aborda, me encuentro, me leo y descubro que encuentro en sus enunciados los que yo hubiera querido decir. Pienso claro, además de Deleuze y Guattari, en otros pares complementarios de autores: las hermanas Bronte, Marx y Engels, nuestro Bustos Domecq salido de la conjunción de Borges y Bioy Casares.

Corto y sigo. Ha llegado el momento de la confidencia, amigos de Tucumán que escuchan estas palabras venidas desde el otro lado del océano. Hay un misterio nunca antes develado de la relación entre Marta y yo. En este arreglo colectivo nos une fundamentalmente la risa, el humor voluntario e involuntario que aflora en nuestros diálogos, una manera de exponer las ideas y hasta los casos sin la cual la clínica deviene en ejercicio solemne de magisterio, una arrogante exhibición de pedantería. El recurso al humor, lo saben ustedes mejor que nadie pues lo han experimentado en las clases, pero también cuando estamos juntos con o sin copas de vino en el medio y chismeamos y nos reímos sin parar de nuestras propias debilidades y de las de quienes nos rodean. Nuestro arreglo colectivo es muy serio y es fecundo como el juego de la avispa y la orquídea porque es divertido. Le hemos dado un nombre que, espero, no la ofenda cuando se los digo; y no se va a ofender porque sería contradictorio con lo que les voy a contar: nos definimos ambos como “payasos”, juntos “payaseamos”, somos “copayasos” y, créanme, mientras más profundos y más dramáticos son los temas que abordamos, como estas tragedias de la venganza, más sentimos que para explorarlos a fondo necesitamos hacerlo sobre el fondo del humor, esa cara amable que es un ingrediente del superyó, ese gusto por la risa y el chiste tan propios de Freud y de Lacan.

De lo que se desprende una enseñanza que quisiera transmitirles: trabajen a fondo, siguiendo el ejemplo de Marta Gerez Ambertín, afronten el drama de vivir en una sociedad sin justicia, combatan fervientemente por las causas de su elección, pero por favor, por favor, no se olviden de payasear.

Néstor A. Braunstein, Barcelona, octubre de 2016

 

One thought on “Presentación en la Universidad de Tucumán (Argentina) del libro de Marta GEREZ AMBERTÍN : Venganza <> Culpa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *