Doctorado Honoris Causa de la Universidad Veracruzana

En septiembre pasado, sin que yo lo supiese, se debatió y se aprobó en la Universidad Veracruzana la adjudicación a mi nombre del título de Doctor Honoris Causa de esa célebre casa de estudios, orgullo de la educación superior en México. Fue para mí una grata sorpresa. Me complace publicar aquí a continuación la carta de motivos que avaló la iniciativa, firmada por los doctores Ricardo García Valdez, Juan Capetillo y América Espinosa H. a quienes agradezco la inesperada iniciativa.

La ceremonia pública  correspondiente, presidida por la Dra. Sara Ladrón de Guevara, rectora de la UV, tendrá lugar en Xalapa, Ver., México el próximo 31 de marzo a las 19 horas.

UNIVERSIDAD VERACRUZANA

FACULTAD DE PSICOLOGÍA Región Poza Rica/Tuxpan

PROPUESTA DE DOCTORADO HONORIS CAUSA AL DR. NÉSTOR BRAUNSTEIN ILIOVICH.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

I
El Dr. Néstor Braunstein es un psiquiatra y psicoanalista mexicano de origen argentino. Radicó en la Ciudad de México entre 1974 y 2015; actualmente reside en Barcelona, España. Ha escrito treinta y dos libros y más de doscientos cuarenta artículos; ha presentado trabajos científicos en dieciocho diferentes países, incluyendo México. Ha visitado, como expositor o conferencista, diecinueve universidades en quince estados del país. Ha sido miembro de trece editoriales en distintos lugares del mundo. Posee una gran trayectoria como investigador, docente, editorialista y clínico de la psiquiatría y el psicoanálisis.

Estamos proponiendo que la Universidad Veracruzana integre a su claustro a un psicoanalista.

El psicoanálisis, desde 1900, fecha de su inicio bajo la creación de Sigmund Freud, se ha constituido como una disciplina con un sólido y creciente saber sobre los fenómenos psíquicos, habiendo contribuido con el desarrollo de diferentes campos del saber y la cultura y aportado soluciones a muchas problemáticas sociales en los terrenos de la salud mental, la violencia social, la educación, el arte, entre otros, en un número importante de países en el mundo.

El psicoanálisis, como discurso, ha tenido una presencia regular en la historia cultural e institucional en nuestro país desde principios del siglo XX. Podemos establecer cuatro grandes acontecimientos nacionales en los que el psicoanálisis ha dejado su impronta.

Muy temprano, a inicios del siglo XX, en 1910, se inaugura en México, como parte de los festejos por el centenario de la Independencia, el manicomio La Castañeda, establecimiento fundamental en la historia de la

psiquiatría en nuestro país y muestra de su desarrollo cultural y científico; en este proyecto participa, de manera importante, la disciplina psicoanalítica: el primer Director de La Castañeda, José Mesa Gutiérrez, es uno de los primeros difusores del pensamiento de Freud en México.

Junto con otros sucesos particulares, como la oficialización de la enseñanza de la psiquiatría en los años veinte del siglo pasado, localizamos otro gran acontecimiento en la década siguiente: la emergencia de una importante corriente de pensamiento que abreva en ideas psicoanalíticas o cercanas a ellas: los trabajos sobre la identidad, sobre el Ser del mexicano. Samuel Ramos, desde la filosofía, y sustentado en tesis cercanas al psicoanálisis, inicia esta línea de pensamiento que no se ha agotado, y que tiene exponentes destacados como Octavio Paz, en la literatura, Santiago Ramirez, en el psicoanálisis y Roger Bartra, en la antropología.

Más adelante, en los años cincuenta del siglo pasado, ubicamos un tercer acontecimiento vinculado al psicoanálisis, con consecuencias significativas para el vasto campo cultural e institucional en Mexico: la llegada de Erich Fromm. Se trata de un personaje de dimensiones internacionales que permaneció en el país alrededor de veinticinco años, que dirigió la colección: Psicología, Psiquiatría y Psicoanálisis del Fondo de Cultura Económica y que influiría de manera importante en campos como el de la medicina, el estudio de las religiones, la sociología, el psicoanálisis, desde luego.

Antes de pasar al siguiente suceso de amplias repercusiones, cabe mencionar un acontecimiento singular, trascendente y con impacto internacional: el psicoanálisis en el monasterio, la experiencia de psicoanálisis, única en el mundo, que conmovió al Vaticano, llevada a cabo por los monjes en formación en el Monasterio de Santa María de la Resurrección, Cuernavaca, Morelos, durante parte del obispado de Sergio Méndez Arceo.

Un cuarto gran suceso, en esta insuficiente cronología, que privilegia eventos mayormente cargados de consecuencias, se produce a partir de que, desde el psicoanálisis, las ciencias sociales y las humanidades, en la década de los setenta, comenzamos a estudiar, investigar y difundir al psicoanalista francés Jacques Lacan, vigoroso intelectual de la segunda mitad del siglo XX.

El estudio de los desarrollos conceptuales, clínicos, metodológicos de Lacan al psicoanálisis, transformó el panorama de la disciplina psicoanalítica en nuestro país. Si bien el psicoanálisis había incidido en problemáticas importantes del siglo XX, en diferentes campos: psiquiatría, filosofía, función editorial, religión, derecho, psicología, arte, universidad, su rango de acción se circunscribía a unos pocos espacios urbanos: la hoy Ciudad de México,

Cuernavaca, Monterrey y Guadalajara y, dentro de éstos, a sectores reducidos de la población.

Hoy, gracias a la investigación con los conceptos lacanianos y a la relación particular que hemos tenido con el discurso de Lacan, la situación es completamente distinta. El psicoanálisis tiene una presencia indiscutible en México: se ejerce y enseña prácticamente en todo el país, tiene una participación importante en 36 universidades nacionales públicas y privadas, su influencia es notable en las diferentes manifestaciones del arte, en las humanidades y en el diálogo con las ciencias sociales; ha contribuido, de forma distinguida, a la reflexión y solución de relevantes problemáticas sociales como la salud mental, la violencia social y la violencia de género, la discriminación social, los problemas educativos, etc.; de manera incuestionable, el psicoanálisis forma parte de la episteme circundante en nuestro país y del discurso de la época.

De todo este gran proceso, sintéticamente descrito en el párrafo anterior, Néstor Braunstein es uno de los artífices fundamentales.

Braunstein es en México uno de los pioneros más importantes en el trabajo con Lacan, este portento del psicoanálisis. Desarrolló, durante los años setenta, ochenta, noventa del siglo anterior y la primera década del actual, un infatigable, vigoroso, trabajo de docencia, investigación y clínica del cual depende gran parte de la situación que vivimos actualmente en el campo psicoanalítico mexicano. Es una labor que merece digno reconocimiento.

Innumerables los cursos, seminarios, participación en diferentes congresos, en programas de licenciatura, maestría y doctorado en distintas universidades del país y el extranjero; vastas publicaciones, como hemos mencionado. Una gran cantidad de profesionistas que practican y transmiten en la actualidad el psicoanálisis y ramas afines en México, pasaron por las enseñanzas de Braunstein. Es destacada su participación en espacios clínicos hospitalarios públicos y privados. Resalta de manera preponderante su enorme producción escritural, a través de una lista muy abundante de artículos y libros, algunos de los cuáles cuentan con varias reimpresiones.

II
¿Porqué darle un Doctorado Honoris Causa al Dr. Néstor Braunstein?

Porque representa al psicoanálisis, una disciplina con una existencia de alrededor de ciento veinte años, presente en cuarenta países del mundo, con influencia en la psiquiatría y la psicología en los siglos XX y XXI y con un gran impacto en las humanidades, las artes y las ciencias sociales, así como en

la reflexión y solución de las grandes problemáticas sociales de los siglos XX y XXI.

Porque representa al psicoanálisis en México que ha tenido una trayectoria ascendente desde la segunda mitad del siglo XX en los diferentes ámbitos de la cultura en el país, especialmente en los espacios científicos y artísticos. La notable expansión que la disciplina psicoanalítica ha tenido en México a partir de los años setenta del siglo pasado, es en buena medida, producto del trabajo de investigación, clínica y docencia de Néstor Braunstein.

Porque representa una tendencia importante dentro del psicoanálisis que ha pugnado por su presencia en la Universidad, en el contexto de la polémica relación entre el psicoanálisis y la Universidad, existente desde los tiempos de Freud.

Porque es un universitario a cabalidad que desarrolló un importante segmento de su producción en los espacios de las facultades de Psicología y Filosofía de la UNAM.

Porque ha hecho aportes significativos al interior de la disciplina como son, entre otros: su sólida crítica a la clasificación psiquiátrica internacional y sus elaboraciones sobre un concepto fundamental en el psicoanálisis: el goce. Con estos aportes Braunstein se ha constituido en interlocutor de importantes psicoanalistas de punta de diferentes partes del mundo.

Porque se trata de uno de los psicoanalistas de habla hispana de mayor importancia; su producción bibliográfica es incomparable tanto en número como en consistencia: treinta y dos libros, más de doscientos cuarenta artículos.

Por último pero, no menos importante, porque respaldaría y reconocería el trabajo con la disciplina psicoanalítica que se ha hecho desde 1980 en la Universidad Veracruzana, el cual ha logrado colocar al psicoanálisis como uno de los discursos que integran la universalidad discursiva que caracteriza a nuestra universidad; ha conformado, también, lugares e instancias académicas sólidas como cursos de licenciatura, estudios de posgrados de excelencia, líneas de investigación; ha contribuido, igualmente, a la formación de una gran cantidad de psicólogos, principalmente, muchos de los cuáles se encuentran ya formando parte de nuestro universo docente; así mismo , se ha constituido en una plataforma para debatir y colaborar en el análisis y la solución de algunos de los sensibles problemas sociales que nos aquejan en nuestra actualidad.

Atentamente:

Integrantes del Cuerpo Académico UV-242. Psicoanálisis y Discursos Sociales

Dr. Ricardo García Valdez Dr. Juan Capetillo H. Dra. América Espinosa H.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *